La era de la “RESPONSABILIDAD”

Nos encontramos en un momento social donde la palabra “responsabilidad” coge mas fuerza que nunca. Se hace mención a la responsabilidad individual, responsabilidad colectiva y a la responsabilidad social y empresarial.

A través del Covid 19 la responsabilidad individual ha caído en la persona como una roca, pero ¿por qué no hacer uso de esta roca y tallarla en beneficio de todos?

La responsabilidad ha caído en personas físicas, pero ¿y si ahora empieza a recaer en las personas jurídicas? Aprovechemos esta etapa de creación, evolución y cambio empresarial para que se trabaje desde y con RESPONSABILIDAD.

Debemos partir de la premisa de que las empresas deben actuar con conciencia, con cultura preventiva. La evolución de este concepto nos está llevando a una serie de principios como la transparencia, la ética, la prevención, la honestidad, y para realizar negocios, trabajos, tareas comerciales, se hace necesario un sistema que demuestre que nosotros trabajamos desde una posición responsable y de prevención, que queremos trabajar con empresas que sigan esta cultura de “empresa consciente o empresa responsable”.

Para que esta nueva forma de concebir la empresa se plasme y sea demostrable de manera documentada es necesario contar con un programa de Compliance.

¿Qué recoge el Compliance? El Compliance es una herramienta de carácter preventivo que trata de mitigar, prevenir y evitar riegos de comisión de delitos dentro de las empresas, en este contexto social tan crispado. Trata de detallar procedimientos, protocolos y buenas prácticas dentro de una organización empresarial. Tenemos que tratar de reforzar nuestra posición con mecanismos de control y de gestión.

Este compendio, no trata del análisis de la empresa, realizarlo y tenerlo. La RESPONSABILIDAD de la cultura compliance pasa por la PROACTIVIDAD. Hay que hacer análisis y revisiones periódicas del programa de prevención de delitos de la empresa. Se necesita un compromiso de la organización que debe creer en el compliance, y responsabilidad por parte de los empleados que deben cumplir de manera responsable las pautas y recomendaciones que se establecen, de manera que para todas las partes sea satisfactorio y se produzca una optimización de las relación entre todos.

En la cultura estadounidense y anglosajona, la cultura preventiva tiene un carácter fundamental a la hora de las contrataciones y colaboraciones. La presentación de un Compliance favorece la imagen de responsabilidad y ética de la empresa en todos los ámbitos que éste recoge.

Quizás, es el momento de aprovechar esta cultura de la RESPONSBAILIDAD e implementarla, es el momento de tallar la roca que tenemos cada uno y pulirla para asegurar la buena ética personal y empresarial.

Compartir en:

¿Necesitas ayuda?

Contacta con nosotros