¡Cuenta atrás, denunciantes! Vuestra protección ya está aquí

Empieza la cuenta atrás para que la Directiva 2019/1937 se transponga y por fin sea certificable mediante la ISO37002.

Uno de los montantes a la hora de la implantación del programa de Compliance en una organización es la efectividad del Canal de Comunicación o, dicho de otra manera, del Canal de denuncias. Siempre ha sido como instaurar la “obligación” de si se tiene conocimiento de irregularidades dentro de la organización hacerlas saber. Pero, ese “chivatazo” al ser anónimo (y siempre confidencial) era complejo ponerle solución a dicha irregularidad por no poder identificar al remitente e indagar más allá, y si no era anónimo, ¿Quién se atrevía a dar esa información veraz de los hechos e incumplimientos? ¿Qué represalias le iba a causar a nivel laboral, profesional y personal?

Con esta Directiva por fin se le va a dar la promoción correspondiente a los Canales de Denuncia, recogiendo la protección de los denunciantes e informantes.

Esta evolución del Compliance va a reforzar determinados aspectos dentro del propio programa, haciéndolo más efectivo y permitiendo que sea una realidad para la lucha de irregularidades y para la efectiva y presumible transparencia.

Se dota a los denunciantes de protección y se asegura que puedan informar internamente de cualquier infracción que se produzca en el seno de la organización.

Además, se recoge expresamente que se informe también a las autoridades de dichas infracciones sobre todo en el área de contratación pública (es mucho mas controvertido en determinados delitos).

Esperemos que dicha Directiva facilite la proliferación de los llamados  “whistleblowers”. Dichos informantes no son solo los empleados de una organización, sino que se recoge también la figura de personas en situación de dependencia económica de la empresa, contratistas y proveedores.

Como novedades hay que destacar:

-Se recoge un sistema de sanciones en caso de incumplimiento de las medidas de protección. Sin embargo, ese sistema de medidas se desarrollará posteriormente por cada estado miembro, esperando que sean efectivas, proporcionadas y disuasorias.

- Los Estados miembros deberán designar autoridades competentes que actuarán como canal externo de denuncias. Dichas autoridades servirán al mismo tiempo como complemento y alternativa a los canales internos de denuncia de las organizaciones.

Concluyo indicando que los fieles al Compliance estamos expectantes de que llegue el próximo 17 de diciembre de 2021 para la implantación de estas novedades por los Estados miembros, con excepción de los canales de denuncia interna de las entidades privadas que tengan entre 50 y 249 trabajadores, que contarán con 2 años más de plazo. Al hilo de mi artículo anterior, ¡es el momento de dar un paso hacia delante!

Compartir en:

¿Necesitas ayuda?

Contacta con nosotros